Converge | Architecture | FASHION CENTER – Moscú, Rusia
166
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-166,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-16.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
Fashion Center

Moscú, Rusia

Programa

Salas de exposición, Pasarela de verano/invierno, Skybar, Jardín aéreo.

Procedimiento

Primer Puesto en Concurso internacional

Organizador

Arquitectum

Área

6268 m².

Date
Category
Edificios, Espacios Públicos + Paisaje
Acerca de este proyecto

En medio de La Plaza Roja de Moscú hay una catarata de agua que proyecta la imagen de unos hombres y mujeres modelando en una pasarela. Decenas de personas que caminan por la plaza observan este gigante televisor público al aire libre. Algunos se sientan en grupos y miran la pantalla de agua como quien se echa en su cama para ver una película. La catarata de agua es un edificio de 100 metros de altura hecho de vidrio y agua. En él hay salas de exposición de todas las marcas de moda, y se exhibe en multimedia la historia de cada una de ellas y sus diseños más conocidos. Algunos, también, compran ropa en estas salas. Afuera, mientras las personas pasean por la plaza, el edificio se convierte en un gran desfile de moda que está sucediendo adentro y que es filmado en directo. Un proyector emite la imagen desde 80 metros de distancia hasta el edificio. Es un modo de hacer público lo que casi siempre es privado.

 

La catarata funciona como una inmensa pileta: el efecto de caída se compone de un sistema que hace circular el agua, bombeando la misma cantidad de líquido hacia arriba. Allí el agua se almacena en una cuenca del último piso, sobre un espacio que contiene en el interior del edificio la pasarela de invierno y en la azotea la pasarela de verano.

 

Las personas entran por una rampa que llega al hall y a los ascensores, pero también a la zona administrativa y a los depósitos. De aquí a la mitad del edificio hay diez pisos: todos ellos son las salas de exposición. Entonces viene un espacio abierto de cuarentaicinco metros de altura que alberga un jardín aéreo con árboles de grandes ramas y plantas colgantes. Como un enorme bosque cerrado. Se pueden ver con claridad desde la cercanía que impone la pasarela de invierno. La fachada opuesta a la catarata (fachada sur) se compone por estructuras verticales que sostienen el edificio y controlan la iluminación natural (en Europa el sol cae principalmente por la fachada sur).

 

El edificio cambia según el clima de Moscú: mientras que en verano el agua es líquida y la vegetación abundante y verde; en invierno solo hay un bloque de hielo en donde se ven los trazos de la catarata congelada. Del bosque sólo quedan sus ramas. El edificio es como un monumento a la vida moderna. Y él mismo parece estar vivo.

 

El proyecto gano el primer puesto en el concurso Fashion Palace convocado por Arquitectum el año 2012.